Nota Interes

Como elegir la bolsa de dormir adecuada

25/10/2016

COMO ELEGIR SU BOLSA DE DORMIR

Sin importar la estación del año, las variaciones de temperatura en la Naturaleza pueden ser muy marcadas. Así pasamos de una tarde calurosa a una noche helada durante el mismo día, de modo tal que, cuando decidimos pernoctar en campamentos, preservar el calor corporal puede ser sencillamente un sinónimo de confort o una posibilidad concreta de supervivencia.

Como primer elemento de protección se encuentra la carpa. Sin embargo, por sí sola, no alcanza para garantizarnos una noche de descanso o evitar la hipotermia. Para atender estas necesidades básicas, se impone una bolsa de dormir adecuada.

BOLSAS DE DORMIR

Una bolsa de dormir es una protección diseñada para que una persona duerma adentro de ella. Su propósito es proporcionar calor y aislamiento térmico. También brinda cierta amortiguación, muchas veces reforzada por el uso de un aislante que la separa del piso de la carpa. Una buena bolsa de dormir debe ser compacta, ligera y ofrecer una buena protección térmica.

Sea cual sea la actividad que Ud. realice en la Naturaleza, trekking o un viaje de aventura, la bolsa de dormir contribuye esencialmente a disfrutar de esa actividad. La calidad del sueño cuando no se duerme en una cama, condicionará esencialmente el rendimiento y las energías durante las horas diurnas; por lo tanto, desde el humor hasta el éxito en una salida, pueden verse afectados si el descanso es inadecuado. Alpinismo, trekking, excursionismo, camping, cicloturismo, cada actividad demanda un tipo de equipamiento específico. Por consiguiente debemos incorporar algunos conocimientos mínimos antes de emprender nuestro viaje.

CARACTERÍSTICAS DE LAS BOLSAS DE DORMIR

La capacidad térmica, el peso, las dimensiones de la bolsa de dormir dentro de la bolsa de transporte y su forma, son criterios determinantes que debemos tener en cuenta en el momento de elegir una bolsa de dormir.

1. CAPACIDAD TÉRMICA: La capacidad térmica está determinada fundamentalmente por las siguientes características: el espesor de la capa aislante, su calidad y el tipo de construcción. Estos 3 factores determinan en gran medida las capacidades caloríficas de una bolsa de dormir, aquellas que permiten acumular con efectividad el aire caliente en su interior. El enemigo de este calor acumulado, no es solamente el frío, sino también la humedad. Incluso en un clima seco, se produce humedad durante el sueño; la cantidad varía de una persona a otra, según su constitución física. Así pues, la sensación de frío está ligada también a la humedad además de otros factores.

2. VOLUMEN: La compresibilidad del relleno así como el espesor de los tejidos, son determinantes para el volumen. Para los alpinistas que viajan y transportan constantemente la bolsa de dormir, esta característica es importantísima. Cuanto más pequeña sea la bolsa de dormir, más sitio habrá en la mochila para transportar otras bolsas. La relación óptima volumen-capacidad calorífica es uno de los grandes objetivos de cualquier buen fabricante de bolsas de dormir.

3. PESO: El material de montaña moderno se caracteriza por su funcionalidad, su resistencia y su ligereza. Esto es especialmente así para las bolsas de dormir. Trescientos o cuatrocientos gramos más o menos a la espalda, no es un tema sin importancia durante caminatas de muchos días o en actividades de mucha dificultad.

4. DIMENSIONES DE UNA BOLSA DE DORMIR: Es importante tener un poco de libertad en los movimientos dentro de la bolsa de dormir; esto no solamente aumenta el confort, sino también el aislamiento. Resultados de investigaciones recientes, demuestran que alrededor del 70% del conjunto de la capacidad térmica es producida por la capa aislante y

alrededor del 30% por el espacio interior del saco, que contiene nuestro aire caliente. Es importante que la bolsa de dormir no sea ni muy ancha ni muy estrecha, si no perderá una gran parte de sus propiedades.

5.TEMPERATURA: Las temperaturas mínimas de las que es capaz de aislar una bolsa de dormir, dependen en gran parte del metabolismo de cada persona y su resistencia en general al frío. En consecuencia, es esencial que cada uno busque una bolsa de dormir que le convenga según su sensibilidad y las condiciones de temperatura de uso que necesite. No solamente hay diferencias importantes de sensibilidad a nivel de temperaturas entre diferentes personas, sino que una misma persona puede reaccionar de forma muy distinta en diferentes ocasiones –incluso consecutivas- usando la misma bolsa. ¿De qué depende esto?

• De su propia sensibilidad al frío.

• De su adaptación al hábito de dormir en una bolsa

• Del estado físico en general

• De las condiciones del día, fatiga, alimentación, etc.

• Se resiste mejor el frío estando seco y limpio al acostarse que estando cansado y sin posibilidad de lavarse.

• De la temperatura exterior, por supuesto, pero también de la humedad.

• De un adecuado aislamiento del suelo: un buen aislante es fundamental.

• De la ropa interior, medias, gorro que se lleve: éstos aumentarán el confort y en consecuencia la calidad del sueño.

No existe una bolsa de dormir utilizable en todas las circunstancias y para todas las temperaturas. Es importante conocer las condiciones de uso, así como las condiciones climáticas del sitio y la época en que vayamos a utilizarla.

No hay bolsa de dormir para todo el año: Una bolsa de dormir suficientemente caliente para el invierno, es excesiva para el verano, así como inútilmente pesada. Para uso estival hay que utilizar bolsas de dormir cuya temperatura de confort llegue hasta 0° C. Incluso en verano puede hacer frío y humedad. Por eso debemos tener en cuenta un cierto margen en las temperaturas a la hora de comprar la bolsa de dormir.

Las bolsas de dormir para verano, no necesariamente deben ser sofisticadas en cuanto a construcción; eso sí, un cierre lateral que nos permita abrir completamente la bolsa e incluso utilizarla como colcha, es indispensable.

Hoy en día, los modelos ultraligeros son sin duda los más indicados en este grupo: extraordinariamente compactas, ligerísimas y con prestaciones verdaderamente adecuadas para ser utilizadas en viajes, refugios, en climas no muy fríos, etc.

• Para un uso intermedio en montaña, conviene elegir una bolsa de dormir cuya temperatura de confort llegue hasta -10°C. Estas deberán tener una buena construcción, cierre térmico, bandas de protección en los cierres, etc.

• Para condiciones invernales en montaña convienen bolsas de dormir cuyas temperatures de confort lleguen hasta -20°C.

• Para condiciones realmente extremas deben ser bolsas de dormir cuyas temperaturas de uso alcancen al menos -40°C.6. PLUMA O FIBRA SINTÉTICA? Para frío seco y temperaturas extremadamente bajas, la pluma es un producto natural de rendimiento incuestionable. Sus grandes ventajas son su peso y un volumen de transporte pequeño. La desventaja más importante de la pluma es la merma de su capacidad isotérmica bajo condiciones de alta humedad, así como el elevado tiempo necesario para su secado.

En condiciones húmedas, o húmedas y frías, las fibras sintéticas muestran cualidades mucho más ventajosas que la pluma. La absorción mínima de la humedad, el aislamiento isotérmico relativamente elevado en condiciones

húmedas, y el hecho de poder secarse en poco tiempo son las ventajas más importantes de las fibras sintéticas.

7. FIBRAS Y RELLENOS: Las bolsas de dormir para camping suelen estar rellenas con plumas o materiales sintéticos. Cada tipo tiene sus ventajas.

Bolsa de pluma: hechas con pluma de pato o ganso, las bolsas de dormir de pluma son excelentes aislantes. Suelen ser más livianas que las sintéticas y se comprimen más cuando se guardan.

Bolsa sintética: Son materiales conformados por fibras muy delgadas, que en general poseen cavidades internas de número variable para aumentar la capacidad de retención de aire y calor. Tenemos de Hollow fiber, Fibra hueca siliconada. Eulin Fiber. Resultan un poco más pesadas y ocupan mayor espacio pero por otro lado mantienen buena parte de su poder de abrigo estando mojadas y no tardan mucho en secarse. Esta virtud las hace imprescindibles en lugares húmedos

PROPIEDADES DE UNA BOLSA DE DORMIR

En una bolsa de dormir la pérdida de calor, puede producirse de cuatro formas:

EVAPORACIÓN: La humedad en la superficie de la piel o en la bolsa de dormir, se evapora y produce una sensación de frío. La ropa interior súper transpirable tipo COOLMAX permite paliar en gran medida ese fenómeno.

La ropa interior que se utilice debe absorber la menor cantidad de humedad posible y evacuarla al exterior lo más posible. Por este motivo, en muchas bolsas de dormir, el forro interior, es de nylon sin inducir; éste transpira muy bien y permite el paso del vapor de agua sin absorber nada de humedad.

RADIACIÓN: Por el hecho natural de estar vivo, el cuerpo humano irradia constantemente calor hacia el exterior, tanto más cuanto más fría es la atmósfera que rodea al cuerpo. Esta radiación de calor es eficazmente reenviada por finas láminas reflectantes que incorporan muchas bolsas.

Los tests de laboratorio, han probado que esta lámina (parecidas en parte al papel de aluminio de algunas golosinas) pueden aumentar más de un 10% el poder calorífico de una bolsa de dormir sin modificar apenas su peso ni su transpirabilidad.

CONDUCCIÓN: Se trata del paso del calor entre dos objetos que se tocan.

El objeto más caliente transmite calor al más frío. Nosotros calentamos con el calor de nuestro cuerpo a través del contacto con nuestra piel. Es necesario, utilizar siempre una buena colchoneta aislante; siendo ideales las autoinflables.

CONVECCIÓN: La pérdida de calor, depende de la temperatura y de la rapidez con la que el aire nuevo llega. El aire calentado por el cuerpo tiende a escaparse. Un nuevo aire frío ocupa su lugar y enfría el cuerpo. Un collarín bien ceñido, impide la convección. En días con viento, se produce una convección importante y resulta recomendable utilizar para la bolsa de dormir, una funda tipo vivac para obstaculizar su acción. Cuando hace mucho calor, la convección permite obtener un frescor agradable.

IMPORTANTE: No es la bolsa de dormir la que calienta nuestro cuerpo; sino, por el contrario, nuestra temperatura corporal la que se transmite a la bolsa. La función de una buena bolsa de dormir consiste justamente en evitar la pérdida de calor del cuerpo.

DIFERENTES FORMAS DE BOLSAS DE DORMIR

Rectangulares: son muy espaciosas y confortables si las utilizamos para dormir en zonas muy cálidas. Admiten ser abiertas completamente con lo cual funcionan como mantas. Se utilizan para camping en verano, para dormir en el coche, etc.

Tipo momia: por lo que se refiere al aislamiento y otras propiedades, ésta es la forma más eficaz. La bolsa de dormir con esta forma puede hacerse más ligera y con un menor volumen. Desde las rodillas hacia abajo, debe ser más estrecha, a fin de tener menos volumen de aire para calentar y la zona no debe ser demasiado justa a fin de que los pies no compriman demasiado las capas aislantes y pierdan calor. Una forma trapezoidal de esa parte es ideal.

Una forma tipo momia óptima, debe tener más o menos la misma anchura desde los hombros hasta la cadera y sólo a partir de ésta y hasta los pies, debe ir estrechándose progresivamente. Una forma en V que fuese estrechándose regularmente, sobre toda la longitud del cuerpo, es menos conveniente.

Capuchas en las bolsas de dormir: La forma de la capucha, es algo esencial para la funcionalidad de la bolsa de dormir. Las bolsas de dormir de verano pueden tener una capucha muy abierta y muy amplia. Para las bolsas de dormir que además deben proteger la cabeza cuando se duerme por debajo de los 0°C, es conveniente escoger una forma de capucha totalmente preformada.

CONSEJOS

Una bolsa de dormir sábana aumentará el confort térmico de la bolsa y el bienestar dentro de la misma. La bolsa sábana se adapta a la forma del cuerpo y constituye una capa aislante suplementaria al disminuir el efecto convección. Además la bolsa no debe ser lavada tan frecuentemente.

Es necesario airear la bolsa de dormir después de cada noche de uso antes de introducirla en su funda, lo ideal sería dejarla al sol un rato.

Al introducir la bolsa de dormir en la funda, no hay que enrollar, sino introducirla siempre de forma distinta, embutiéndola. Esto desgasta poco su revestimiento exterior, es mejor para su relleno y en la montaña resulta más práctico este procedimiento.

Y RECUERDE …

1. Lleve siempre bolsas para basura, para mantener limpio su campamento.

2. Nunca queme papel, latas, vidrio, plástico o cualquier desperdicio.-

3. Apague cualquier fuente de calor que no sea vigilada, sobre todo fogatas.

4. No modifique el entorno: evite cortar, mutilar, remover o maltratar el terreno en el cual Ud. ha podido acampar y disfrutar su tiempo libre.

 

Conserve la naturaleza!